Cuando cocinas para alguien le invitas a entrar en tu vida.